Es cosa sabida que el idioma nos tiende trampas.  Una frase –entre nosotros tan ingenua—  como “raspar una concha” haría palide...