II Ardo despacio y puedo contemplar mi llama. Mis manos de rara estirpe que entrelazan las flores y dibujan las cifras. Mi ...